Los nazarenos, sin gafas