La nieta de Cousteau, con el sueño de su abuelo