Las nubes empañan la observación de la luna de sangre