Descubren que uno de los once obreros de una de las fotos más icónicas de Nueva York era vasco