Los organizadores de la Bienal dicen que una bloguera y "asalariados" provocan a la revolución