Adiós al Palentino, uno de esos bares de Madrid que todos amaban