Mauro Pallotta, el grafitero romano protegido por el Papa Francisco