La obra sobre papel del Prado sale de su refugio para mostrarse al público