La pasarela de Milán dice no a las curvas y excluye a la diseñadora Elena Miró