El 'peine del viento' vuelve a mirar al Cantábrico donostiarra