¿Estamos en la era del photobombing?