El piano de Dorantes se hace más flamenco y universal