La piratería y las nuevas leyes, principales retos de González-Sinde