La pirotecnia y el rock duro de Rammstein cierran la II edición de Sonisphere