Una pluma estilográfica, el regalo de Robert Pattinson a Kristen Stewart