La capital británica se viste de largo para celebrar los premios de la moda en Londes