La presidencia checa de la Unión Europea, engañada por un artista