Los primeros visitantes recorren los pabellones de la Expo con ilusión