"La reacción de Dior, excesiva"