El mito se hace realidad, McCartney deleita a los chilenos con su rock'n roll