El recuerdo de Saramago recoge el cariño de escritores y lectores en la FIL