La restauración del Patio de los Leones deja al descubierto una acequia