La fiebre del oro resurge en Galicia, donde la reapertura de una antigua mina ha provocado un encendido debate