Cuando el retoque distorsiona la realidad