Las salas de cine europeas obtuvieron una cifra récord de ingresos en 2010