La "sangría" de las autonómicas