"El santuario": la diferencia entre producir y dirigir por James Cameron