El fotógrafo Sebastião Salgado y su esposa crean un impresionante bosque tropical tras 20 años de esfuerzo y amor a la tierra