La Semana Santa en el taller, un trabajo en equipo que se lleva en la sangre