El sentido del humor como bandera