El lujo de los sentidos y del espíritu de Matisse, en el Museo Thyssen