La sexualidad prehispánica incluía numerosas prácticas censuradas por los conquistadores