La clave fantástica la pone '¡Shazam!' en una semana de estrenos con mucho drama