La silla gigante ya tiene dueños