Silvia Abascal: “Lo mejor de este proyecto es ayudar a los niños a volver a sonreír”