La sombra de Miguel Delibes llega hasta Guadalajara