La superpoblación y la falta de recursos, claves en el colapso de los mayas