Surrealismo y diseño inundan Caixaforum Barcelona