La magia del surrealismo marca la inauguración del nuevo Museo Dalí