El Teatro Real se moderniza para celebrar por todo lo alto la Semana de la Ópera