El toro de Osborne se queda en Japón