Ridley Scott llega a Fuerteventura para rodar su nueva película