Un mundo "extraño y tranquilo" en las fotografías del cineasta Wim Wenders