Los trapos sucios de Facebook arrasan en la gran pantalla