Los universitarios escuchan mayoritariamente música descargada de Internet, y sólo un 1% compra discos siempre