Cambiar el relax por bañarse entre tiburones, la apuesta por unas vacaciones extremas