La vegetariana más sexy del mundo, según PETA