Aparecen dos cadáveres de hace ocho siglos con un hierro clavado en el pecho