Un cráneo de dragón aparece en una playa británica promocionando Juego de Tronos