Varli y Satri, amigos de uña y carne